Fred Busch responde:

Solo daré una breve respuesta a las discusiones de mi libro por parte de mis tres colegas, ya que estoy seguro de que volveremos a muchas de sus ideas. Sin embargo, quería decir lo agradecido que estoy de que estuvieran dispuestos a tomarse el tiempo para relacionarse con mi libro. Cada revisor ha contribuido de manera brillante a nuestro conocimiento psicoanalítico, y también ha realizado enormes esfuerzos a la Asociación Internacional de Psicoanálisis y sus propias Sociedades.  


Un autor solo puede esperar que un revisor del trabajo de uno pueda comprometerse profundamente con él, y esto se ha cumplido al máximo en estas revisiones. Que colegas de tres tradiciones diferentes también encuentren en este libro una contribución valiosa es especialmente gratificante, ya que uno de los temas en el libro es un terreno común cada vez mayor en asuntos de técnica entre diversas perspectivas. Además, que cada revisor fue capaz de encontrar ideas en este libro que se sumaron a su propia perspectiva, o arrojar nueva luz sobre un tema en particular fue muy gratificante.


Mi base básica en psicología del ego y el modelo estructural siempre será una parte básica de mi pensamiento. Sin embargo, mi viaje en los últimos quince años hacia el pensamiento de otras culturas psicoanalíticas [1] ha profundizado mi comprensión del psicoanálisis y me ha llevado a elaborar y repensar muchas ideas sobre el método psicoanalítico.


En las convincentes conceptualizaciones del psicoanálisis francés, especialmente el trabajo de Andre Green y la French Psychosomatic School, pude ver paralelismos en la forma en que vemos asociación libre, trabajo en desplazamiento y ciertos tipos de pensamiento no representativo en pacientes durante el diagnóstico. espectro. Fue la breve introducción de Aisenstein (Aisenstein y Smadja, 2010) al trabajo de Pierre Marty, y "el paso significativo que Marty tomó para comprender a los pacientes psicosomáticos: no se trataba de buscar el contenido dar sentido a los síntomas somáticos, sino observar los inhibición o fallas de elaboración psíquica que proceden o las acompañan '”(P.343 cursiva agregada) que me ayudó a pensar más sobre mis propias conceptualizaciones sobre la necesidad de trabajar más concretamente con pacientes, como Marty me recomendó con pacientes psicosomáticos. 


Pocos psicoanalistas se han sumergido en diferentes culturas psicoanalíticas tanto como el Dr. Elias M. da Rocha Barros. Su reconceptualización de mis ideas en su propio idioma fue constantemente edificante. Al leer su comentario, deseé haberlo incluido en mi libro. Tiene una forma de redactar sus ideas que agrega profundidad emocional al movimiento de un pensador sin pensamientos al pensamiento simbólico. Por ejemplo, "Dicho de otra manera, el conocimiento a través de una experiencia emocional de cómo está siendo el paciente es mucho más importante para generar transformación que estar informado sobre quién es". También me pareció sorprendente y gratificante ver las conexiones que hizo entre mi trabajo y otros autores latinoamericanos. Espero que explique su idea de que "durante la sesión, como en la vida, el paciente siempre está en un estado de" devenir "y nunca en un estado fijo de ser". Tengo entendido que los pacientes llegan al análisis porque están en un estado permanente de soluciones regresivas, y mientras cambian, estamos trabajando constantemente con el miedo al cambio.


Durante los últimos sesenta años, Otto Kernberg ha sido uno de los pensadores más importantes del psicoanálisis. Sus contribuciones de gran alcance incluyen: su trabajo pionero en el tratamiento de trastornos severos del carácter; una capacidad innovadora para reflexionar sobre la educación psicoanalítica y las organizaciones psicoanalíticas; sus propios intentos de reflejar e integrar las opiniones de diferentes culturas psicoanalíticas, solo por nombrar algunas. Al igual que con los otros revisores, la inmersión del Dr. Kernberg en mi libro es gratificante, junto con mi sensación de que entiende a lo que me refiero cuando dice: "Busch, de hecho, desempeñó el mismo papel dentro de la psicología del ego que Betty Joseph y André Green ha llevado a cabo dentro de los enfoques psicoanalíticos kleiniano y francés: son desarrollos radicales, innovadores y efectivos de la técnica psicoanalítica ”. Si bien Kernberg está de acuerdo con mi enfoque de interpretación "en el vecindario", cree que un principio más general sería interpretar lo que es afectivamente dominante en una sesión. Estoy de acuerdo, y de hecho no puedo imaginar una intervención que sería en el "vecindario" de los pacientes sin que tenga un significado afectivo. Estoy de acuerdo con la adición de Kernberg de que "que una evaluación diagnóstica inicial es muy importante en todos los casos, con respecto a las indicaciones, así como a las contraindicaciones del psicoanálisis, y la necesidad de diagnosticar aquellas afecciones que definitivamente, y a veces urgentemente, requieren otros enfoques de tratamiento".


Lamentablemente, esta respuesta es más larga de lo esperado. Sin embargo, antes de terminar quería agradecer al Dr. Marcus. Todo lo que he dicho sobre la disposición de los revisores para involucrarse en mi trabajo y "entenderlo" se aplica a su introducción.


Una vez más, quiero agradecerles a todos por ayudarnos a comenzar la conversación tan brillantemente.

 

Referencias

Aisenstein, M., Smadja, C. (2010). Marco conceptual de La Escuela Psicosomática de París. En t. J. Psicoanal., 91: 621-640.

. . .  

[ XNMUX ] Bajo la guía de mi esposa y colega, la Dra. Cordelia Schmidt-Hellerau