Mentes infantiles en la línea de fuego Blog
MANIFIESTO CONTRA LA GUERRA — Juegos Prohibidos (1952)
Ana Belchior Melicias

  




 

"Lo opuesto al juego no es lo serio sino lo real".
(Freud, 1908) 

Producida poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, y notablemente cercana a la memoria de su horror y devastación, Forbidden Games (1952) es una película inspirada en la novela Les Jeux Inconnus (1947) de François Boyer, que ”... ser increíblemente profundo y emocionalmente complejo, a pesar de su aparente (y engañosa) simplicidad..."(4)
 
¿Cuál es el significado de inconnus después de todo? ¿La pulsión de muerte en los juegos adultos letales/legítimos que superponen la muerte a la vida? ¿Los juegos infantiles inocentes-secretos-prohibidos, que desafían los límites de la ley tanto de la Iglesia como del Padre? 
 
Durante la ocupación nazi, un convoy de civiles en éxodo de París al campo es bombardeado en un puente. Tratando de salvar a su cachorro, Paulette (Brigitte Fossey), de cinco años, es testigo de la muerte de sus padres, absorbiendo la culpa de su intento, en vano, de salvar a su perro. Toca el hocico rígido de su cachorro y luego su propia cara otra vez. Huérfana, comienza a vagar en un estado de irrealidad, sosteniendo el cuerpo de "Jock-her-dead-part" en sus brazos. Toca el rostro de su madre muerta y luego el suyo propio. 
 
¿Es posible llorar lo que no se puede representar? ¿Qué se puede hacer tanto externa como internamente sobre el trauma, la muerte y la violencia? Sobre el mecanismo de la traumatogénesis, Ferenczi dice: "primero, está la parálisis completa de toda espontaneidad, luego de todo el trabajo del pensamiento, incluida la aparición de estados físicos similares a los de shock, o incluso coma, y ​​luego el establecimiento de un nuevo - desplazado - situación de equilibrio.”(3) Sin representación, lo traumático se vuelve “Sísifo”, ​​volviendo y repitiéndose incesantemente.
 
Freud advirtió sobre la instalación insidiosa de la melancolía cuando "la sombra del objeto cae sobre el yo"... La alternativa, en términos intrasubjetivos, es el poder creativo y transformador del pensamiento. Pero en términos intersubjetivos, lo que verdaderamente termina prevaleciendo a lo largo de muchas generaciones, décadas e incluso siglos, es la transmisión transgeneracional y la ineludible propagación del trauma histórico congelado, que pasa a formar parte de la identidad colectiva del grupo/nación que sufrió la pérdida catastrófica, el desamparo y humillación a manos del enemigo (6). 
 
La película de René Clément es un verdadero manifiesto contra la guerra. Representa la "guerra" vulgar pero simbólica entre los vecinos Dollé y Gouard; las consecuencias traumáticas del pavor sin nombre, especialmente en la infancia; la imposibilidad de cumplir los rituales de despedida cruciales para el trabajo de elaboración del duelo; y la deshumanización y la violencia que conducen al éxodo, familias rotas, niños huérfanos y millones de refugiados en todo el mundo. La película está sincronizada con lo que hemos presenciado, con horror y conmoción, en la reciente invasión rusa de Ucrania y el regreso de la guerra a Europa.
 
Paulette, la angelical huérfana parisina, conoce a Michel (Georges Poujouly) de diez años y es acogida por su familia rural (Dollé). Michel desafía los límites de la Iglesia y del Padre, entregándose de lleno a la principal preocupación materna de Paulette, este pequeño y encantador tesoro. No escatima esfuerzos para protegerla de la frustración o el dolor. Un bebé sabio ferencziano, Michel protege a Paulette, protegiéndose así de su propia impotencia.
 
Para los dos niños, el juego se convierte en el potencial espacio intermediario (Winnicott) para reconectarse con la vida. Paulette pide a gritos los rituales necesarios para el proceso de duelo, en el que no pudo participar tras la muerte de sus padres. Estos se cumplen debidamente - oraciones, misa, funeral, entierro, flores - con el hermano de Michel.
 
Unidos en su complicidad y ternura, engendran un mundo ilusorio para afrontar la tragedia y representar lo traumático, pasando de lo vivido pasivamente a lo jugado activamente (fort-da). Persiguen incansablemente el sentido de la muerte a través de la creación de una obra-cementerio, entrelazando estética y ética en un último acto humanizador, forzado por la guerra. 'Los muertos no deben estar sin compañía', dice Michel. Paulette pregunta: '¿Están enterrados para que no se mojen cuando llueve?'
 
Una serie de episodios prohibidos, animados a partes iguales por la fuerza del secreto y la crueldad y el sadismo infantiles, dan forma a la construcción-elaboración-transformación de un microcosmos: en un crescendo de complejidad evolutiva (filogénesis), los niños imaginan a los seres vivos que enterrarían -gusanos, serpientes, lagartijas, gatos, perros, vacas, caballos, personas- mientras siguen enterrando animales pequeños. Roban cruces, el símbolo religioso por excelencia, profanando el cementerio real, y distribuyen catorce cruces (estaciones de la Pasión de Cristo) a lo largo de su cementerio-obra, según el tamaño de los animales enterrados, amplificando la muerte colectiva de guerra. 
 
“Que Dios te acoja en el paraíso”, es la frase recitada como loro en cada entierro, ritualizando la esperanza. Los niños personalizan las tumbas, pasando del mundo mineral (piedras) al vegetal (flores) al mundo animal (caracoles) y finalmente al ámbito de lo simbólico-palabra (cruces y carteles con nombres escritos), coreografiando un verdadero rito de despedida. El cementerio está terminado y la mítica manzana que marca la salida del paraíso de la infancia está aquí, ofrecida por Michel y rechazada por Paulette...
 
 
¿Todo delito debe tener un castigo? El fin de la inocencia, la ambivalencia y el comienzo de la realidad se imponen internamente, y el tributo a los juegos prohibidos llega a través de la traición: “Paullette es constantemente arrancada de sus figuras de apego, de sus hitos afectivos, que son esenciales para su crecimiento. Es arrancada de sus padres, luego de su perro y finalmente de su familia adoptiva.”(5) 
 
La película termina abruptamente, poniéndonos contratransferencialmente en contacto con los horrores de la guerra y su destructividad transgeneracional y traumática. Al comienzo de la película, una pareja muere en el puente. Otro se encuentra al final de la película en la estación de tren. Solo entonces Paulette verbaliza su orfandad, gritando: '¡Mamá!' Quedamos profundamente conmovidos por el dolor real de su impotencia, deseando que Paulette, como todos los niños refugiados en el mundo de hoy, pueda permanecer en la situación infantil de protección y apoyo que es tan esencial para los niños. Como dice la poetisa Adília Lopes, “...no hay consuelo para cosas muy tristes, sólo rebelión”.
 
Y los comienzos se conectan con los finales...
 
Al principio, Paulette grita: 'Michel... Michel... Michel..., tengo miedo a la oscuridad'. Al final, en la estación de tren y de camino al orfanato, en la oscuridad provocada por esta nueva y brutal ruptura, grita: 'Michel... Michel... Michel...', dándose su apellido, Dollé. . Sale así del anonimato, nombrando la esperanza de un futuro reencuentro y llevándose consigo un objeto vivo a buscar.
 
Nos corresponde a los psicoanalistas construir el puente más difícil, conectando la desesperación con la esperanza a través de la cultura y la civilización, como nos dice Freud en su respuesta a Einstein (2):
 
         ¿Y cuánto tiempo tendremos que esperar antes de que el resto de la humanidad se vuelva 
¿pacifistas también? No se puede decir. Pero puede que no sea una utopía esperar que 
estos dos factores, la actitud cultural y el temor justificado de la 
consecuencias de una guerra futura, resultar en poner fin a la realización de 
guerra. No podemos adivinar por qué caminos ocurrirá esto. Pero una cosa podemos decir: todo lo que fomenta el crecimiento de la civilización trabaja al mismo tiempo contra la guerra.
. (Freud, 1933, pág. 215)
 

AUTOR
Ana Belchior Melicias
Psicoanalista de la Sociedad Psicoanalítica Portuguesa (PPS) e IPA \ Analista de Niños y Adolescentes \ Formadora del Instituto de Psicoanálisis \ Formadora del Método de Observación Madre-Infante Bick

 
Referencias
(1) Melicias, AB (2021). O enigma da morte — BRINCADEIRAS PROIBIDAS (1952), en: Blog Cinema & Psicanálise - 21.02.2021 - https://cinemapsicanalise.pt/2021/02/21/o-enigma-da-morte-brincadeiras-proibidas-1957/
(2) Freud, S. (1933). ¿Por qué Guerra?. La edición estándar de las obras psicológicas completas de Sigmund Freud, volumen XXII (1932-1936): nuevas conferencias introductorias sobre psicoanálisis y otras obras, 195-216.
(3) Ferenczi, S. (1992). Análisis de niños con adultos. En S. Ferenczi, Obras completas, Psicanálise 4 (pp. 69-83). São Paulo: Martins Fontes. (Trabalho original publicado en 1931), p. 79. 
(4) Blog - http://eusoucinemapt.blogspot.com/2014/10/jeux-interdits.html 
(5) Avis-Gallu - Opinião sobre o filme Jeux interdits (1952) - A cada um sua própria cruz por gallu - SensCritique 02/01/2021, 18 (35).
(6) Volkan, V. (2020). Psicología de grupos grandes: racismo, divisiones sociales, líderes narcisistas y quiénes somos ahora, Oxfordshire: Phoenix.
 
 
ESPECIFICACIONES TÉCNICAS
Título original - Jeux Interdits \ Título en inglés - Juegos prohibidos \ Año - 1952 
 
 
Volver al Blog Mentes de los Niños en la Línea de Fuego

 

Comentarios

Debe iniciar sesión para dejar un comentario.

Nuevo comentario:

Datos adjuntos: 
  

Editar comentario:

Datos adjuntos:      Borrar
   

Suscríbase a los comentarios en la página:

Correo electrónico:
Frecuencia:
Suscribir:
 
¿Quiere suscribirse / darse de baja en los comentarios? Por favor haz click  aquí